05 abril 2009

LA NUEVA ERA


¿A qué se llama Nueva Era? Se conoce como Nueva Era o New Age al conjunto de prácticas, terapias, filosofías, disciplinas o “pseudoreligiones” tan de moda en nuestros días como el yoga, la meditación, el reiki, la aromaterapia, la wicca, y en general todos los temas esotéricos y gnósticos. Un sincretismo no organizado de culturas y tendencias que forma en sí una “religión”. Aunque para nada se puede considerar como un concepto dogmático (en la Nueva Era ni siquiera existen Maestros, solamente “Guías”).
Cada cual encuentra su propio camino.
La Era de Acuario
De acuerdo con los astrólogos, vivimos en la Era de Piscis, que ha sido dominada por la cristiandad, pero la era de Picis llega a su fin y da paso a la Nueva Era o Era de Acuario, a principios del Tercer Milenio. Si en la Era de Piscis el conocimiento estaba reservado sólo a unos pocos elegidos, la Era de Acuario, en cambio, se caracteriza porque todo lo que estaba oculto sale a la luz, lo esotérico se convierte en exotérico y lo que antes era casi secreto ahora llega al alcance del gran público.
La fama de la Era de Acuario viene precedida por la influencia de la Teosofía, Espiritualismo, la Antroposofía y sus antecedentes esotéricos.El Resurgimiento de las religiones paganasAlgunas de las tradiciones que fluyen en la Nueva Era son: las antiguas prácticas ocultas de los egipcios, la cábala, el gnósticismo de los primeros cristianos, el sufismo, la tradición de los druidas, el cristianismo celta, la alquimia medieval, el hermetismo del renacimiento, el budismo zen, el yoga, el chamanismo, la antigua magia medieval y así hasta un largo etcétera.

Nada nuevo en la Nueva Era ~ Cuando examinamos todas las tradiciones de la nueva Era, nos damos cuenta de que poco de lo que expone es nuevo. El nombre parece haberse dado a conocer a través de los Rosacruces y la Francmasonería, en la época de la revolución francesa, pero la realidad que denota es una variante contemporánea del esoterismo de Occidente. Éste se remonta a los grupos gnósticos que proliferaban en los primeros siglos del cristianismo y más aún a los albores de la civilización europea, la civilización minoica. Si la Nueva Era ha encontrado una aceptación notable se debe a la preparación filosófica por parte del relativismo y el postmodernismo y también a la decadencia de las religiones tradicionales.
La novedad de la Nueva Era es que conforma un “sincretismo de elementos esotéricos y seculares”. Éstos se mezclan en una percepción muy amplia de que ha llegado el tiempo de cambios fundamentales.

¿Qué nos trae la Nueva Era?
El rechazo a la modernidad subraya este deseo de cambio (cambio de paradigma) que no es nuevo, pero que podría ser descrito como “ un moderno reavivamiento de las religiones paganas con una mezcla de influencias de ambas tradiciones: la Occidental y la Oriental, mezcladas con la psicología moderna, la filosofía, la ciencia y la contracultura que se desarrolló en los años 50 y 60”. En estos contextos el término “cambio de paradigma” se usa a menudo. Esta noción se hizo popular por Thomas Kuhn, un historiador americano de las ciencias, quien vio un paradigma como “la constelación entera de creencias, valores, técnicas y demás compartidos por los miembros de una comunidad dada.” Cuando los paradigmas cambian, es una cuestión de transformación total de perspectiva más que un desarollo gradual. Es una revolución real, y Khun enfatizó que los paradigmas en competencia son inconmensurables y no pueden co-existir. Desplazamiento de la antigua visiónLo que realmente está tomando lugar es una nueva visión del mundo, que pone en cuestionamiento, no sólo el contenido sino también la interpretación fundamental de la antigua visión. Quizás el más claro ejemplo de esto, en términos de la Nueva Era con el Cristianismo es la total reinterpretación de la vida y significado de Jesucristo acorde con visiones más antiguas, remontadas a la cristiandad primitiva gnóstica y apócrifa.

La Nueva Era es uno de los signos del “retorno a la religión” desplazado por la ilustración y el modernismo, aunque sea un retorno a las religiones antiguas precristianas.Los primeros símbolos de este “movimiento” que penetraron en la cultura Occidental se representaron en el célebre festival de Woodstock en el estado de Nueva York en 1969 y las tendencias musicales, que pusieron en boga los principales temas de la Nueva Era en la emblemática canción “Aquarius”. Pero estos sólo eran la punta de un iceberg cuyas dimensiones se han hecho mucho más claras en estos tiempos.
La Búsqueda del Equilibrio
Las tendencias Nueva Era suelen coincidir en que somos cuerpo, mentre y espíritu, y buscan el equilibrio y la armonía entre esos tres conceptos, desarrollando el potencial humano nos ponemos en contacto con nuestra divinidad interior y con esas partes de nosotros que han sido fragmentadas, alienadas y suprimidas.Para llegar al autoconocimiento algunas prácticas de la Nuera Era vienen a ser el vehículo que nos pone en contacto con nuestra divinidad interior, esto se nos revela sobre todo en los estados alterados de conciencia (EAC), que son inducidos por diferentes técnicas de expansión mental, particularmente en el contexto de la “Psicología Transpersonal”. El Chamán es a menudo el especialista en estados alterados de conciencia, alguien que tiene la capacidad de mediar entre los reinos transpersonales de los espíritus y dioses y el mundo de los humanos.
La Oferta
La Nueva Era cubre un amplio radio de prácticas como acupuntura, biofeedback, quiropráctica, kinesiología, homeopatía, iridología, masaje (orgonomía, Feldenkrais, reflexología, Rolfin, masaje de polaridad, toque terapéutico, etc.), meditación y visualización, terapias nutricionales, sanación psíquica, medicina natural, plantas, sanación por los cristales, metales, música o colores, terapias de reencarnación y finalmente, programas de doce pasos y grupos de autoayuda.
A nivel de medicinas alternativas, la oferta de Nueva Era no sustituye a la medicina tradicional, pero sí la complementa, por eso tiene tantos seguidores: las energías de sanación yacen dentro de nosotros mismos, algo que alcanzamos cuando estamos en relación con nuestra energía interior o cósmica.
La Reencarnación y el karma
Así como la salud incluye una prolongación de la vida, la nueva Era ofrece una fórmula Occidental en términos Orientales. Originalmente, la reencarnación era parte del pensamiento cíclico hindú, basado en el atmán o el núcleo divino de la personalidad, el cual cambiaba de cuerpo a cuerpo en un ciclo de sufrimiento, determinado por la ley del karma, ligada al comportamiento en vidas pasadas. La esperanza descansa en la posibilidad de nacer en un mejor estado, o finalmente en la liberación de la necesidad de volver a nacer... Este acercamiento postcristiano compensa con la noción del infierno... Las personas tienen acceso a sus antiguas vidas pasadas a través de los sueños y las técnicas de meditación. Una de las preocupacione centrales del movimiento de la Nueva Era es la búsqueda de la “totalidad”. Toda forma de “dualidad” produce sufrimiento, puesto que tales divisiones son un producto malsano de un pasado menos iluminado.
Algunas de las tradicionales divisiones que la Nueva Era propone que deben desaparecer son, por ejemplo, la diferencia entre el Creador y la Creación, la distinción entre el ser humano y la naturaleza o el espíritu y la materia. En otras palabras, para la Nueva Era, no hay distinción entre Dios y el ser humano, éste es su propio Dios, su propio Creador. Como es arriba es abajo.
El origen del pensamiento Nueva EraLa matriz esencial u origen del pensamiento Nueva Era se encuentra en la tradición esotérica Teosófica, que era de aceptación bastante amplia en círculos intelectuales de Europa en los siglos XVIII y XIX. Especialmente fuerte fue la influencia de la francmasonería, el espiritualismo o el ocultismo, que compartían una especie de cultura esotérica reservada a unos pocos.
En esta visión del mundo, la naturaleza es un ser vivo, unida a través de redes de simpatía y antipatía, animada por una luz y un fuego secreto que los seres humanos tratan de controlar. Nos podemos poner en contacto con los mundos superiores e inferiores por medio de su imaginación (órgano del alma o espíritu), o mediante el uso de mediadores (ángeles, espíritus) o rituales. Una persona puede ser iniciada en los misterios del cosmos, Dios y el yo, por medio de un itinerario espiritual de transformación.
El objetivo final es genosis: la más alta forma de conocimiento, un secreto esotérico, la doctrina que es la clave para todas las tradiciones "exotéricas" que son accesibles a todo el mundo. Las enseñanzas esotéricas se transmiten personalmente en un programa gradual de iniciación. Esta forma de esoterismo... Alcanzó su forma más clara en las ideas de Helena Blavatsky, una medium rusa que fundó la Sociedad Teosófica con Henry Olcott en Nueva York en 1875. La Sociedad destinada a fusionar elementos de orientales y occidentales, en un tipo de espiritualismo evolutivo.
Tenía tres objetivos principales:
1. Formar un núcleo de la Hermandad Universal de la Humanidad, sin distinción de raza, credo, casta o color.
2. Fomentar el estudio comparativo de la religión, la filosofía y la ciencia.
3. Investigar las leyes inexplicables de la Naturaleza y los poderes latentes en el ser humano.
El primer objetivo rechaza implícitamente el "fanatismo irracional" y "sectarismo" del cristianismo tradicional, tal como lo perciben los espiritualistas y theosophistas. Para éstos, "ciencia" significa ciencias ocultas. Cabe hacer un paréntesis para señalar que un componente de los escritos de Elena Blavatsky fue el apoyo a la emancipación de la mujer, que envolvía un ataque contra el Dios masculino del judaísmo, del cristianismo y del islam. Ella instó a las personas a volver a la diosa madre del Hinduismo. Este camino continuó bajo el liderazgo de Annie Besant, que se encontraba en la vanguardia del movimiento feminista. La Wicca y la "espiritualidad de la mujer" llevan a cabo esta lucha contra la cristiandad "patriarcal" de hoy.
A paritir de ahí, la tendencia a intercambiar la psicología y la espiritualidad está firmemente arraigada en el Movimiento de Potencial Humano como se desarrolló hacia el final de la década de 1960. La Psicología transpersonal, fuertemente influenciada por religiones orientales y por el psiquiatra suizo Carl Gustav Jung, ofrece un camino contemplativo donde la ciencia se reúne con la mística.Dios y la Nueva EraEn la Nueva Era, para que una persona alcance su pleno potencial, debe ir más allá de su ego con el fin de convertirse en el dios que ya es, en el fondo. Esto podría hacerse mediante la elección del la terapia adecuada, para lograr esa fusión con Dios y con el cosmos. Las técnicas de expansión de la mente están destinadas a revelar a las personas su poder divino; mediante el uso de esta facultad, se prepara el camino para la Era de la Iluminación. Nacemos con una chispa divina, una reminiscencia de la antiguo gnosticismo, que es un vínculo con la unidad total. Por lo tanto, somos esencialmente divinas, somos co-creadores y creamos nuestra propia realidad. La auto-observación y el conocimiento profundo de nosotros mismos, a través de los diferentes caminos de la nueva era, nos acercan a una mayor armonía entre el yo y la energía cósmica.

La Nueva Era tiene una marcada preferencia por las religiones precristianas u orientales o que no se han contaminado de distorsiones judeo-cristianas. De ahí que un gran respeto se da a antiguos ritos en armonía con la naturaleza. "Gaia", la Madre Tierra, se ofrece como la antigua Diosa, complementaria del Dios Padre, cuya imagen está vinculada a una concepción igualitaria y no patriarcal, de dominación masculina sobre la mujer. "Todo es uno". Dios es el principio de vida, el espíritu o alma del mundo, el universo y la naturaleza, todo es sagrado, de modo que cada uno de nosotros también es Dios… o Diosa.

1 comentario:

  1. Hola !!!
    Muy interesante tu blog parece que estamos en la misma frecuencia!!

    Te espero por el mio
    www.cyrajazmin.blogspot.com

    ResponderEliminar

CHUCHI