04 abril 2009

EL MUNDO DE LAS RELACIONES


Las relaciones son necesarias para mostrarnos que lo que necesitamos curar se encuentra bajo las barreras de la negación. Esto se aplica a todas las formas de la relación. Cada vez que entramos en contacto con otra persona se nos brinda una oportunidad para mirar en nuestro interior y perdonar las ilusiones que abrigamos de nosotros mismos. Sin el reflejo que vemos en los otros nos sería imposible encontrar toda la culpa que hemos negado. Esta culpa que todos llevamos está enterrada en las profundidades de nuestra mente y protegida por una pared de negaciones. Como una defensa más, lo que negamos lo proyectamos en el mundo, y especialmente en otras personas. El ego nos dice que no somos nosotros los que tenemos un problema sino la gente con la que nos relacionamos. Sin embargo, a los ojos del Espíritu Santo estas mismas personas son nuestros maestros, porque sin ellos nos sería imposible ver lo que hemos negado. Necesitamos que algo ajeno a nuestra mente cerrada nos muestre lo que verdaderamente tenemos en su interior. Cuando se nos muestra algo de nosotros que no nos gusta, el ego nos dice que ataquemos a la otra persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CHUCHI