21 marzo 2009

MÚSICA COMO TERAPIA


La música es el lenguaje universal del sentimiento y la pasión. La audición musical convenientemente dosificada y adaptada a la propia naturaleza y a las circunstancias, produce siempre efectos beneficiosos y estados alterados de conciencia, asimismo ayuda a desechar conflictos psíquicos y estados depresivos.
La psicología admite que la música es capaz de provocar en el organismo del oyente fenómenos saludables como modificar la respiración, bajar el ritmo sanguíneo, y ayudar a la secreción glandular.
Todo ello relacionado con la eliminación del estres.

Una fácil receta para aplicar la musicoterapia como meditación

Tiempo ~ ½ hora
Ingredientes
~ Un reproductor de CD.
~ Un CD de música neutra - relajante, espiritual, lenta, instrumental...
~ Una habitación tranquila.
~ Un sofá, una cama o bien un cojín en el suelo.

Preparación
Ponga tu CD, baja las luces o, si lo prefieres, túmbate en la oscuridad, preferiblemente con las piernas en alto, sobre una almohada. Cierra los ojos, no pienses en nada y escucha la música, fluyendo con ella como si fueras la música misma flotando por la habitación, siente cómo los distintos sonidos entran en ti, llenándote de paz y energía...

Sugerencia
¡Pruébalo después de volver de la jornada de trabajo! Lograrás una relajación equivalente a ¾ de hora de masaje.

Algunos tipos de música recomendados ~ música nueva era , tibetana, céltica, angélica, budista, arabe sufí, de harpa, hindú...

La mayoría de los sonidos que escuchamos a lo largo del día son estridentes o desagradables.
Dale un respiro a tus oídos, tu mente te lo agradecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CHUCHI