20 marzo 2009

LOS SONIDOS DEL SEXO


El erotismo se compone de una serie de factores y características. En un cierto sentido, se trata de una vivencia, la cual es experimentada principalmente a través de los sentidos. En ocasiones, se habla de una experiencia sensorial o, más específicamente, sensual. Nuestros sentidos nos permiten dicha experiencia y, de hecho, la vista, el tacto, el olor, el oído... Pueden desencadenar una gran excitación. En ocasiones, según la historia de cada persona, se es capaz de evocar determinadas experiencias eróticas y placenteras activadas al ver una imagen, escuchar una melodía, leer un relato...

Sabemos que muchas personas son capaces de sentir una intensa excitación como resultado de ciertos estímulos visuales. Éstos parecen contar con una fuerza erótica particular, muchas veces mayor que otros tipos de estímulos. Sin embargo, también es cierto que, para un gran número de gente, el estímulo auditivo puede llegar a tener más fuerza que el visual.
Mientras que los estímulos visuales a menudo dejan poco para la imaginación, los estímulos auditivos pueden tener un fuerte efecto debido a la interpretación que se le tiene que dar: la fantasía desempeña aquí un importante papel. Quizás a esto se debe el éxito de las líneas de teléfono eróticas; algunos llegan a estar enganchados a estos servicios y pagan un alto precio por estos estímulos auditivos.
En cualquier caso, cabe preguntar: ¿Cuáles serían los sonidos del sexo? Podríamos decir que son de muchos tipos. En efecto, podrían ser aquellas palabras seductoras y apasionadas que se susurran al oído de la pareja al tiempo que las manos van palpando la piel de cada cual. Palabras que expresan deseo y la complicidad propia de la intimidad.
Hay personas bastante aficionadas a un lenguaje subido de tono y lleno de expresiones evidentemente eróticas y sexuales. Algunas de las que no se atreverían a pronunciar en frío o en situaciones distintas. Parece que la excitación sexual les produce una motivación especial para emplear este tipo de lenguaje en esas circunstancias. Incluso hay quienes en esos momentos desean escuchar insultos... Les producen excitación.
Sin embargo, los sonidos del sexo no tienen por qué llegar a formar palabras ni a expresar conceptos, en un sentido literal. Más bien, en frecuentes ocasiones se componen de gemidos ininteligibles, que comunican el impacto físico del sexo. También son aquellos ruidos, casi siempre guturales, que expresan los niveles en que el placer es experimentado. En ocasiones, y fuera de contexto, pueden parecer sonidos quejumbrosos y hasta dolorosos. Pero si se le pregunta a la persona que los emite, ésta suele afirmar que no se trataba de quejas de dolor sino de expresiones de placer.
Por lo general, con el tiempo cada pareja va creando su propio lenguaje para el sexo y el amor, particular y distintivo.

¿Cuál es el tuyo? ¿Cuáles son los sonidos de tu actividad sexual? ¿Te gusta hablar cuando tienes sexo? ¿Qué sueles decir? ¿Qué te gusta decir o escuchar durante el sexo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CHUCHI