02 marzo 2009

ESOS CELOS QUE MATAN


Afectan la vida cotidiana y entorpecen las relaciones

Los celotípicos viven obsesionados con la idea de que su pareja los engaña.
Suspicaces, desconfiados, obsesivos, controladores y hasta agresivos. Los celotípico, o enfermos de celos, carecen de la capacidad de aceptar explicaciones contrarias a la idea persistente de que su pareja los engaña.
Según el Psiquiatra Rodrigo Córdoba, profesor de salud de la Universidad del rosario, esta personas hacen una interpretación subjetiva de su relación afectiva y creen ciegamente que alguien mas interfiere en ella.
Con el tiempo esta idea se vuelve tan obsesiva que engloba toda la psicología del enfermo. En otras palabras, relaciona cada cosa que ocurre en su vida, desde resultar metido en un atasco vehicular hasta tener un mal día en el trabajo, con la supuesta infidelidad de su pareja.
En el afán por confirmar sus sospechas, el celotípico, para quien no valen razones, no solo acosa y confronta a su pareja , sino que llega al extremo de invadir su intimidad (revisan y escrutan sus cosas, sus actividades cotidianas) y coartar su libertad.
Las discusiones por este tema y las agresiones verbales son pan de cada día. En menor grado lo son la violencia física que, en casos extremos, puede terminar en homicidio y suicidios.

Inseguridad pura

Toda persona, en algún momento de la vida, ha experimentado sentimientos de celos. Para Córdoba, esto deja de ser normal cuando la idea que motiva esas sensaciones no es real y se vuelve persistente. La incidencia de celos enfermizos esta vinculad con la inseguridad y la inmadurez de la personalidad: el celotípico tiene un temor paranoico a no valer lo suficiente.
Se siente mal cuando ve o imagina a su pareja con otras personas. No puede evitar la comparación constante (soy mas bajito que..., soy menos simpático que...), facilitando la minusvaloración y la necesidad de demostración de afecto de la otra persona. Los comentarios y los gestos del otro son analizados buscando indicios.
Hasta cierto punto esta enfermedad puede manejarse con psicoterapia y, en ocasiones, con medicamentos. El pronostico es poco alentador cuando se trata de celopatias delirantes: Estas personas rara vez pueden convivir sentimentalmente con otras.

Peruanos celosos

A pesar de los trastornos sociales y familiares que las conductas celotípicas pueden generar, no hay estudios o datos epidemiológicos que permitan establecer la real incidencia de esta enfermedad en la población mundial.

Recientemente, sin embargo, el Ministerio de Salud de Perú dio a conocer una investigación sobre el tema cuyos resultados asombraron a mas de uno: los celos excesivos cuyos escándalos y desenlaces fatales son registrados con frecuencia por la prensa de ese país, afectan a entre el 40 y 50 por ciento de las parejas peruanas. Según Freddy Vásquez, jefe del programa de prevención del suicido del Instituto de Salud Mental del Perú, "Los celos pueden afectar a toda la familia e incluso terminar en homicidios o suicidios".
De acuerdo con el mencionado estudio, por cada siete hombres celosos en exceso, existen tres mujeres con conducta celotípica.

1 comentario:

  1. En mayor o menor grado, todos somos celosos, quizás ese pequeño toque da sabor a nuestras vidas, el exceso no trae consigo nada bueno, en esto, y en otras muchas cosas, un saludo, gracias por seguir mi pequeño mundo y también por dejarme conocerte, abrazzzusss...
    Josh

    ResponderEliminar

CHUCHI